Japón, el paisaje del alma